ENTRE AZUL Y BUENAS NOCHES…ESTOY YO.











{enero 12, 2011}   SOLO PARA WORKAHOLICOS…

ERES WORKAHOLICO?

Si eres de las personas que trabajan de forma compulsiva para calmar la ansiedad y no por gusto al trabajo, debes leer el resto del artículo.

Nuevas investigaciones realizadas por la Universidad Jaume I de Barcelona confirmaron  la utilidad de DUWAS, nueva escala para medir la adicción al trabajo, un trastorno que afecta a gran cantidad de personas en todo el mundo.

“La adicción al trabajo se entiende como un daño psicosocial caracterizado por dos dimensiones principales: el trabajo excesivo y el trabajo compulsivo”, explica Mario Del Líbano, autor principal del artículo e investigador de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad Jaume I de Castellón de la Plana.

Los resultados que fueron publicados por la revista ‘Psicothema’, no sólo confirman la estructura bifactorial de la adicción al trabajo, es decir, las dos dimensiones de la misma, sino que relacionan los resultados con el bienestar psicosocial (la salud percibida y la felicidad) para contrastar las características negativas de la adicción al trabajo.

¿Cuál es el límite? ¿Cómo saber si soy adicto al trabajo?La Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirma que el 8% de la población activa dedica más de 12 horas al día a su profesión para huir de sus problemas personales. Los expertos señalan que dedicar más de 50 horas a la semana al trabajo puede determinar la adicción.

La adicción al trabajo se caracteriza por la extrema actividad y dedicación laboral (trabajan fuera de hora, fines de semana o vacaciones), la compulsión en el trabajo (incapacidad para delegar tareas), una implicación laboral desproporcionada (autovaloración centrada en el trabajo), y un deterioro de la vida cotidiana (comunicación interpersonal deficiente).

Así que ya sabes, si dedicas más de 12 horas diarias o más de 50 horas a la semana a tu trabajo, puede ser que te has convertido en un workahólico.

Poco antes de fallecer, durante una de sus últimas entrevistas, Anita Roddick, fundadora de The Body Shop, la famosa franquicia de productos de belleza, precisó el problema implícito en contratar a un workaholic: “Un empleador eficiente debe buscar personas equilibradas con prioridades que vayan más allá del trabajo. En lo personal, yo no contrato a gente que sea vea a sí misma con un alto grado de pretensión. A esos los mando con mi competencia, pues generalmente matan la chispa creativa que me gusta asociar con mi trabajo, pero que no necesariamente se nutre dentro de la oficina”.

En síntesis, una persona requiere de un tiempo y espacio ajenos al entorno laboral para recargar baterías creativas y sentimentales; dinámica que se torna imposible para un “workaholic”. No importa cuánto nos guste nuestro trabajo, todos necesitamos desintoxicarnos de la oficina. La única manera de conseguir esto, obvio, es alejándose de ella. Así que si en la próxima junta de su compañía ve a un tipo insoportable con la intención de hacer una apología al sacrificio laboral, recuérdele que incluso Richard Branson se da su tiempo para viajar en globo o correr coches de carreras. (F)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: